Tips sobre el inicio de la puesta en un lote de ponedoras

De la 17 a la 30-35 semana de vida, la gallina ponedora se enfrenta a unos de los períodos más críticos, el arranque de la puesta, hecho que se refleja en un impacto determinante en los resultados productivos del lote.

Esta fase de arranque de la puesta comprende el tiempo que transcurre desde el traslado a la nave de puesta o producción hasta que el ave alcanza su peso adulto.

Con este artículo, el equipo técnico de Zucami pretende presentar TIPS que ayuden a nuestros clientes en el arranque de la puesta en un lote de ponedoras para obtener el máximo potencial de producción de la gallina.
Adaptación de las ponedoras.
Las aves son trasladadas desde las naves de cría–recría hasta la nave final de producción. En este primer momento, debemos garantizar un traslado correcto puesto que las aves se deben sobreponer al estrés del traslado y adaptarse a su nuevo entorno lo antes posible.
Debemos cubrir las necesidades de las aves.
Durante este período del arranque de puesta debemos ser capaces de cubrir las necesidades nutricionales de las aves. Estas necesidades nutricionales hasta la semana 30-35 deben cubrir tanto las necesidades de producción (que van en aumento exponencial en pocas semanas ya que se refieren al número y tamaño de huevos) como las necesidades de crecimiento (ya que el ave sigue creciendo hasta la semana 35 aproximadamente).
Aumento del consumo de pienso.
El consumo de pienso durante este período de arranque de puesta debe aumentar rápidamente, donde idealmente debería incrementarse en aproximadamente un 40% entre el 5% de producción y el pico de puesta.
Niveles energéticos elevados en esta fase podrían limitar el desarrollo del aparato digestivo y pueden presentar un riesgo puesto que frenan el consumo al principio de la puesta.
PRIORIDAD: Peso corporal adulto cuanto antes.
En el inicio de puesta, es prioritario alcanzar pronto el peso corporal adulto, lo que significa aves fuertes, con mayor probabilidad de mantener una buena persistencia de puesta durante el ciclo y con mejor capacidad de respuesta frente posibles factores de estrés o desafíos.
Los repartos demasiado frecuentes favorecen un comportamiento alimentario selectivo de las aves y como consecuencia la acumulación de finos en el comedero.
Programa de iluminación.
La amplitud del estímulo luminoso y la edad a la que se aplica son los factores de mayor impacto sobre la madurez sexual de la gallina.
Las curvas de consumo de pienso, peso corporal e incremento de la duración de la iluminación deberían seguir una evolución prácticamente equivalente en condiciones óptimas.
Menú