Tips sobre el traslado de gallinas a la nave de puesta en aviario

El traslado de las ponedoras a la nave de puesta en aviario requiere de una organización y planificación adecuada en relación a manejos, tiempos y vacunaciones.

En condiciones normales, el traslado de las gallinas a la nave de puesta se realiza entre la semana 15 y 16 de vida del ave, una vez concluido el ciclo de recría o levante y estando de acuerdo con los parámetros del estándar de la estirpe en cuanto a peso, edad y homogeneidad.
Con este artículo, el equipo técnico de Zucami pretende presentar TIPS que ayuden a nuestros clientes a facilitarles el traslado de las gallinas a la nave de puesta en aviario.

     Correcto Estado sanitario de las aves.


Las aves deben presentar un correcto estado sanitario además de un buen estado fisiológico, comprobando los informes microbiológicos y serológicos efectuados durante la recría o levante de las gallinas.
Si se detectan parásitos intestinales, debemos además desparasitar antes del traslado a la nave de producción.

     Rapidez de adaptación a la nave de puesta.

Para obtener los resultados de producción deseados en el futuro lote de ponedoras, es primordial que las aves se adapten con rapidez a la nave de puesta.
     Debemos tener en cuenta que normalmente las aves se trasladan cuatro semanas antes del inicio de producción y nunca más tarde de dos semanas antes del inicio de puesta.
     Las gallinas deben tener tiempo suficiente para recuperarse del estrés del transporte y que no se vea afectado el desarrollo ovárico que tiene lugar en esta fase.

     El traslado tardío y la puesta en el suelo.

Un traslado después de las semana 17 de vida podría traer consigo un aumento de la incidencia de la puesta en el suelo debido a la falta de tiempo para que la gallina pueda acostumbrarse y educarse en la nave de puesta.
    El traslado por carretera debe realizarse sin agresividad, sin agitación, de una manera suave y responsable, de tal forma, que tanto los avicultores como los transportistas deben tener los suficientes conocimientos de manejo para extremar las mejores condiciones de viaje y carga en beneficio del bienestar animal.

El horario para el traslado estará determinado sobre todo por la época del año, la climatología y la distancia entre las granjas

En invierno, normalmente, se eligen las horas centrales del día con temperaturas menos frías.
Sin embargo, en verano el momento óptimo se encuentra a primera hora de la mañana (siempre que las distancias sean cortas) o bien por la noche.

Evitar la acción perjudicial del viento, la lluvia, el excesivo calor o frío que provocan estrés y nerviosismo en las gallinas es fundamental.

El descargue de las gallinas, de forma programada y ordenada.

El descargue de las pollitas una vez llegan a la nave de puesta se debe realizar de forma ordenada y programada por tramos, evitando los amontonamientos y que se desplacen en su totalidad por el aviario.

    Las condiciones deber ser iguales a las que tenían la última semana de recría o levante, para ir poco a poco modificando su programa de luz y alimentación en función de su desarrollo y madurez sexual.
    Las condiciones principales que debe poseer este aviario de puesta en un primer momento es una intensidad lumínica que nunca puede ser inferior a la que poseían al final de la recría y la cual habrá que ir subiendo progresivamente.

La monitorización del peso corporal, homogeneidad del lote y cantidad de alimento diario, desde su traslado, nos permitirá asegurar y controlar la evolución del lote, hasta conseguir los objetivos de producción marcados.

 


Menú