Tips sobre pautas de manejo de bebederos y comederos en aviarios.

De todos es sabido que el manejo de nuestras gallinas en aviario difiere al manejo que realizamos en jaulas enriquecidas, desde las fases de cría-recría de las futuras ponedoras, a la fase de producción de huevos de las gallinas.

        Por esto, es imprescindible que conozcamos el manejo específico de este tipo de producción debido al incremento de la producción de huevos en sistemas de aviario.

Con este artículo, el equipo técnico de Zucami pretende presentar TIPS que ayuden a nuestros clientes a conocer el manejo específico que requiere el sistema de producción en aviario.

La cría-recría, esencial para la futura ponedora en aviario

Se recomienda siempre que la ponedora que estará alojada en un sistema de aviario ya sea recriada bajo este sistema, debido a que la importancia de la crianza en sistemas de aviario es todavía más crítica y esencial que en otros modos de producción, ya que el ave debe conocer cómo funciona un aviario y así garantizamos la correcta adaptación en la nave de puesta.
Procederemos al alojamiento de las pollitas una vez verificada la desinfección y desinsectación de la nave, el correcto vacío sanitario correspondiente, y realizadas las tareas de precalentamiento de la nave 24/48 horas antes de la llegada de las pollitas.
     Además debemos realizar la comprobación de todos y cada uno de los puntos de agua y de comida, así como de la colocación de los papeles en el suelo de la batería con su correspondiente cantidad de alimento sobre ellos para que las pollitas puedan picotear al inicio.

En la fase de cría-recría necesitan fácil acceso al agua, comida y buena iluminación

Las pollitas en su fase de cría-recría necesitan tener fácil acceso al sistema de bebida y alimentación. Además, la iluminación debe ser adecuada para favorecer su correcto desarrollo.

A lo largo de todo el día la temperatura del agua debe ser adecuada (rango óptimo entre 20-25ºC)

Las líneas de los bebederos deben estar a la altura correcta y ésta deberá adaptarse al desarrollo de las futuras ponedoras.

Es vital que el agua tenga una presión adecuada para que cuelgue la gota en cada tetina, con el fin de que aprendan cuanto antes a beber, para evitar retraso en el arranque y pérdida de homogeneidad desde un primer momento.

Después de la 6 semanas, se recomienda vigilar el comedero para que quede vacío una vez al día.

Monitorización y control del comportamiento de la futura ponedora. 

Tenemos que estar siempre atentos al comportamiento de nuestras pollitas en el sistema, sobre todo si realizamos algún cambio como puede ser modificar la altura del bebedero o bien un cambio en la alimentación.

Comunicación entre los técnicos en la recría y técnicos en la fase de puesta. 

Coordinar los horarios de iluminación, tiradas de alimento o agua antes del traslado a la nave de puesta es fundamental.

Por tanto, se recomienda que si los técnicos difieren de la nave de recría a la nave de puesta se planifique la estrategia y los manejos a seguir.

En la llegada a la nave de puesta debemos garantizar los suministros.

Cuando las gallinas llegan a la nave de puesta debemos tener en cuenta con antelación la disponibilidad de pienso y agua para las aves.
Sobre todo durante los primeros días se recomienda ofrecer un buen nivel de alimento que posteriormente se irá ajustando.
Además, el acceso al sistema de bebedero debe ser fácil y se debe monitorizar el consumo de agua para garantizar el correcto consumo de alimento.
El alimento debe ser lo más parecido posible al de la última fase de recría y se debe vigilar los cambios de migaja en recría a harina en puesta.

Los comederos, los horarios de alimentación y el sistema de bebida.

Debemos establecer una programación de los horarios de alimentación y tener en cuenta que durante los pases de alimentación los comederos nunca funcionen vacíos y que la velocidad del reparto sea adecuada.
Nunca se recomienda realizar repartos de pienso en el momento de máxima puesta.
Además, en el bebedero deberemos realizar un control de la presión del agua.